El ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) Alberto Pérez Dayán concedió a Cuauhtémoc Blanco una suspensión temporal en contra de su destitución como presidente municipal de Cuernavaca, Morelos.

Pérez Dayán admitió a trámite la controversia constitucional interpuesta por Blanco en contra del proceso de revocación de su mandato iniciado por el Congreso del estado, ante el que está citado a comparecer la mañana del miércoles 7 de diciembre.

El alcalde impugnó la constitucionalidad de las disposiciones de la Constitución del estado y la Ley Orgánica Municipal en las que se apoyó la Comisión de Gobernación, Gran Jurado y Ética Legislativa para iniciar el procedimiento para revocarle el mandato por presunto incumplimiento de los requisitos para ser elegido.

Blanco es acusado de haber falsificado documentos para acreditar en 2012 su residencia en Morelos y poder postularse como candidato.

Pérez Dayán concedió la suspensión solicitada por el municipio de Cuernavaca para que el Poder Legislativo estatal se abstenga de ejecutar la resolución que se llegue a emitir respecto a la revocación.

La Corte aclaró que a pesar de la admisión a trámite de la controversia, registrada con el número 214/2016, el Congreso puede seguir hasta su conclusión el procedimiento iniciado en contra del presidente municipal.

El efecto de la suspensión es para que el Congreso se abstenga de ejecutar lo que se resuelva en el procedimiento.

Lo que se busca es salvaguardar la autonomía del municipio, la operación del ayuntamiento y evitar un daño irreparable, sin que ello signifique prorrogar el mandato del exjugador de futbol como presidente municipal de Morelos.

Después de la comparecencia de Blanco, el Congreso tiene cinco días para emitir un dictamen y enviarlo al pleno la próxima semana para definir la situación del examericanista y exseleccionado nacional, que con apenas 11 meses en el cargo ha estado en permanente controversia.

Aun cuando el Congreso de Morelos vote por la revocación del mandato, la eventual salida del jugador dependerá hasta que el pleno de la SCJN analice la controversia constitucional, lo que se espera hasta 2017, pues está por iniciar el receso judicial de fin de año.

Los argumentos del Congreso

Anoche, diputados de la Comisión de Gobernación y Gran Jurado del Congreso local aprobaron por mayoría dar entrada al proceso de destitución de Cuauhtémoc Blanco Bravo.

El Legislativo morelense argumentó que el alcalde falsificó documentos para demostrar su residencia en esta capital en 2012 y con ello registrarse como candidato en la elección de ese año.

Para demostrarlo, los legisladores presentaron un recuento pormenorizado de la trayectoria futbolística del exseleccionado mexicano, que incluyó su paso por distintos equipos del futbol mexicano y el extranjero, así como los goles que hizo a lo largo de su carrera, para concluir que nunca ha vivido en Cuernavaca.

Según ese recuento, “se demuestra presuntamente que el actual presidente municipal de Cuernavaca, Morelos, no es ni morelense ni cuernavaquense por residencia, pues de los diez y cinco años anteriores al día de la elección, no residió efectivamente en Cuernavaca, Morelos, pues no vivió habitualmente en esta ciudad de manera ininterrumpida, así como tampoco realizó su vida social ni productiva en razón de su ejercicio profesional como futbolista”, afirmó la diputada perredista Hortensia Figueroa Peralta.

Al final de la sesión el alcalde fue emplazado para este miércoles a las 9 de la mañana para que presente sus alegatos de defensa, sin embargo, fuentes del ayuntamiento confirmaron que Blanco Bravo ignorará cualquier cita del Congreso local.

La víspera, Blanco acusó a Rodrigo Gayosso Cepeda, hijastro del gobernador perredista Graco Ramírez y aspirante a la gubernatura en 2018, de estar detrás del intento de destitución.

De hecho, afirmó que Gayosso paga hasta dos millones de pesos a cada uno de los 30 diputados locales para que lleven a cabo la revocación de mandato.

Para agregar elementos de incertidumbre, esta mañana un cuerpo desmembrado fue abandonado en dos lugares distintos de Cuernavaca con un supuesto mensaje del narcotráfico firmado por “Beltrán Leyva” y dirigido a Cuauhtémoc Blanco, a quien le “dejan la basura” del secuestro y la extorsión, además de que acusan a los jefes policiacos del Mando Único de proteger delincuentes aliados con el líder de los Rojos, Santiago Mazari, El Carrete. (Con información de Jaime Luis Brito)

Fuente: proceso.com.mx / Foto: Margarito Pérez

Comentarios