Dos personas fueron detenidas por estar presuntamente ligadas al grupo delictivo autodenominado Los Justicieros de Santa Julia, en la delegación Miguel Hidalgo, quienes el 17 de julio difundieron un video en redes sociales donde estaban enmascarados y con armas largas.

Se trata de un hombre de 21 años y otro de 42, quienes tienen antecedentes penales por delitos patrimoniales y por robo calificado, violencia familiar y contra la salud, respectivamente.

En conferencia de prensa, el procurador capitalino, Edmundo Garrido, detalló que el sujeto de 42 años tiene ingresos a diversos penales en 2000, 2004, 2005, 2008 y 2016, mientras que el 21 tiene antecedentes como menor infractor.

Al momento de su captura, los imputados tenían un arma larga, un hacha, cinco máscaras, objetos similares a los que se aprecia que utilizaban los participantes del video, así como dos bolsas con mariguana.

El hombre de 42 años vestía una sudadera blanca a rallas azules con capucha, como la que porta uno de los que aparece en el video, en el que seis encapuchados aparecen con una persona golpeada, aparentemente detenida por ellos mismos al sorprenderlo robando en el mercado y en el transporte público.

Garrido explicó que este grupo delictivo, integrado por al menos seis personas, extorsionaban y secuestraban a locatarios del mercado de Santa Julia, en la delegación Miguel Hidalgo.

Un acomodador de vehículos, quien previamente había presentado una denuncia ante la Fiscalía Especial de Investigación para la Atención del Delito de Secuestro, identificó a los detenidos como las personas que el 14 de julio lo amenazaron con privarlo de la libertad si no les pagaba semanalmente la protección que ellos brindaban.

La Procuraduría capitalina informó que cuenta con videos en el que se observa que ese día, aproximadamente seis sujetos recorrieron el mercado de Santa Julia, hablaron con diversos locatarios y “tras las investigaciones e estableció que estos individuos exigieron a los comerciantes dinero a cambio de no generarles algún daño”.

En la audiencia inicial, los dos detenidos fueron vinculados a proceso como presuntos responsables de delitos contra la salud y el juez de control estableció un plazo de tres meses para el cierre de la investigación. Además, se dio vista a la PGR por la portación de arma de fuego.

Además, por el delito de amenaza de secuestro, el juez libró la orden de captura para ambos sujetos, la cual está por cumplimentarse.

La PGJ capitalina señaló que por el delito de amenaza de secuestro, los imputados podrían pasar de cuatro a 16 años de prisión, mientras que por delitos contra la salud, la pena sería de hasta seis años de cárcel.

Fuente: http://www.milenio.com

Comentarios