Aclara que no va a construir una dictadura porque no hay pensamiento único

Previo a la reunión con el Consejo Mexicano de Negocios, ayer, Andrés Manuel López Obrador tuvo una intensa gira en Hidalgo. En medio de un fuerte dispositivo de seguridad civil y golpes entre rivales, el candidato presidencial adelantó que acude al encuentro con la iniciativa privada en un tono conciliador, así como informarles de manera directa su plan de gobierno.

Detalló que acudirá al encuentro para aclarar malos entendidos. “Qué ellos puedan preguntar sobre sus dudas y yo responderles para que no haya malos entendidos”.

“Yo voy en un plan de conciliación, siempre extiendo mi mano franca, no odio a nadie”, afirmó.

Al ser cuestionado sobre ¿Y si le piden (los empresarios) que se disculpe por llamarlos traficantes de influencias?

Ante eso, respondió: “Tengo pruebas de lo que yo digo, yo no acuso sin pruebas”. Esto luego de que —hace unas semanas— señaló a empresarios como Alejandro Ramírez, presidente del Consejo Mexicano de Negocios y Germán Larrea, presidente de Grupo México, de ser parte de una minoría rapaz que tiene secuestrado al gobierno.

MALOS ENTENDIDOS. Aclaró que no va a construir una dictadura porque se debe garantizar el derecho a disentir y no hay pensamiento único.

“Qué bueno que no pensemos igual, porque eso es la democracia, es pluralidad, no es pensamiento único, entonces si ellos tienen otra manera de ver el desarrollo o los problemas de México y sus soluciones, pues qué bueno, yo tengo ya un diagnóstico de qué necesita el país y cuál es el remedio”, aseveró.

Fuente: http://www.elgrafico.mx